08.07 | Información General 

El Hotel Savoy cerrado: décadas de historia a la par de la Ciudad

Por sus pasillos caminaron y en sus habitaciones se hospedaron la actriz británica Emma Thompson y el español Antonio Banderas, cuando en Olavarría se filmaron escenas de "Imagining Argentina".

Daniel Lovano

[email protected] 

Sólo el tiempo tiene la certeza de cuál será la condición de ese edificio cuando dentro de unos cuantos años, con esta pandemia entre los registros más oscuros de la historia de la humanidad, se lo recuerde como el ámbito donde el 15 de agosto de 1997 el Indio Solari y sus "Redonditos de Ricota" ofrecieron la única conferencia de prensa de su historia, luego de que el intendente Helios Eseverri suspendiera el recital que estaba pautado para los días 16 y 17 en el Maxi del Club Estudiantes.

Mientras cientos de jóvenes hacían su vigilia en la esquina de Moreno y Belgrano, el "Indio" (atosigado por micrófonos, incipientes teléfonos celulares, y grabadores de medios del todo el país), con su particular registro vocal decía en el lobby del Hotel Savoy: "Ya tenemos la suficiente edad para que, en lugar de bajarles líneas a los chicos, escucharlos, porque en sus nervios hay más información del futuro que la que tipos de nuestra edad puedan tener para aconsejarles".

"Esta no va a ser la última vez que vengamos, pero quizás haya que esperar un tiempo". Ese tiempo fueron 20 años, en un contexto tanto o más polémico que el anterior.

Por sus pasillos caminaron y en sus habitaciones se hospedaron la actriz británica Emma Thompson y el español Antonio Banderas, cuando en Olavarría se filmaron escenas de "Imagining Argentina".

El empresario Miguel Held, titular del hotel, celebraba por entonces: "Estamos cubiertos en un 80 por ciento de las plazas, con 82 pasajeros que integran el equipo de la película", desde la actriz protagónica, Emma Thompson, hasta el director, Christopher Hampton, sin olvidar al mismísimo Banderas.

En el Hotel Savoy estuvo Guy Williams, "El Zorro", que aún hoy sigue teniendo buenos puntos de rating cada vez que le dan un poco de cuota de pantalla.

Políticos célebres del país requirieron sus servicios, como el riojano Carlos Menem cuando aún no se sabía que llegaría a la Presidencia de la Nación.

Apoyaron la cabeza en sus almohadas jugadores de los más relevantes planteles de básquetbol durante de la época de oro de Estudiantes, con integrantes de la "Generación Dorada" campeona olímpica en sus filas.

El arribo de la familia Held al Hotel Savoy fue en 1932.

El patriarca Eugenio (nacido en Alemania) se enteró de que en Olavarría había un hotel de unos compatriotas, que estaban fundidos, y se interesó en la oportunidad porque su intención era probar suerte en el interior del país.

Primero viajó solo y se hizo cargo del hotel. Recién lo adquirió en 1939, y no dejó de modernizarse a lo largo de toda su vida.

En noviembre de 1951 aparecía en estas páginas una noticia, donde se resaltaba que "el Savoy Hotel incorporaba una nueva dependencia, que se sumaba a las sucesivas ampliaciones que realizaba el negocio".

Se trataba de la inauguración de su moderno salón comedor que contaba con detalles de confort "como aire acondicionado y excelente iluminación".

"La fiesta inaugural contó con la presencia de una selecta concurrencia que era atendida por su propietario, el señor Eugenio Held, y su hijo Kurt, quienes supervisaban cada detalle de la cena servida a sus invitados. El propietario del hotel había contratado los servicios de un chef de la Capital Federal" decía el artículo.

Tras la muerte de Eugenio Held, en 1951, su primogénito Kurt quedó al frente de la empresa familiar.

"Trabajábamos mucho con viajantes de comercios y ejecutivos. Entre las décadas del 50 y del 70 Olavarría estaba en pleno crecimiento y era una buena plaza comercial e industrial", contó hace un par de décadas, cuando una de las recordadas contratapas de EL POPULAR lo tuvo como protagonista.

En abril de 1985 el Diario informaba que el Hotel Savoy incursionaba en más reformas: un nuevo sector "con excepcionales comodidades para que los visitantes disfrutaran de un clima confortable".

Dos suites, dos departamentos y tres habitaciones individuales eran las novedades del hotel ubicado en Moreno y Belgrano.

Los nuevos cuartos estaban climatizados y alfombrados, con TV color, lo que en aquella época daba a ese sector un confort de excepción.

El relato de hechos y personajes ilustres que pasaron por ese espacio requerirían mucho más que este recuadro periodístico.

La última cita, quizás, del Hotel Savoy como tal.