23.07 | Información General 

La ilusión de los más jóvenes a la espera de la inmunización contra el Covid-19

Los efectos de la pandemia han generado frustración, angustia y grandes cambios en los niños, niñas y adolescentes. Hoy están a un paso más cerca de la inmunización. La mirada personal de los más jóvenes y el análisis psicológico de la Licenciada en Psicología Valeria Di Giano.

Sol Sraiber / Facso

Luego de que el gobernador Axel Kicillof anunciara el lunes 19 la apertura de la inscripción de vacunación contra el Covid-19 en menores de entre 13 y 17 años, la ilusión tuvo lugar en muchos preadolescentes y adolescentes que no tardaron en abrir la app Vacunate  para inscribirse. En cuanto a los menores de 13 años, todavía no hay novedades, sin embargo muchas familias comienzan a preguntarse cuándo les tocará.

Pero la realidad es que aún no hay ninguna vacuna en Argentina aprobada para su aplicación en menores de edad. Si bien el gobierno de Estados Unidos donó recientemente a la Argentina 3,5 millones de vacunas Moderna, lo cierto es que aún se espera la aprobación de su uso en menores de la FDA, la autoridad norteamericana para medicamentos, y posteriormente de la ANMAT para poder empezar a aplicarlas en adolescentes de entre 12 y 17 años del país. Lo mismo sucede con la vacuna Sinopharm. Por ahora, la única que está aprobada en menores es la vacuna Pfizer.

Aunque algunos científicos sostienen que el riesgo es menor que en los adultos, los niños, niñas y adolescentes también se encuentran expuestos y vulnerables al Covid-19, y, al contraerlo, puede ocasionar en ellos grandes secuelas a largo plazo. El viernes 16, Julieta, una menor de 8 años, falleció por Covid en Argentina luego de ser internada en el hospital Evita (Lanús) con un cuadro de "síndrome de inflamación multi sistemática".

En este contexto, aún no hay novedades sobre cuándo podrán unirse a la inscripción para la vacunación los menores de 13 años. Sin embargo, luego del impactante fallecimiento de Julieta, y con la noticia de que cada vez se incrementa más el número de menores infectados en el mundo, algunos progenitores comienzan a alarmarse y a preocuparse en la espera de la inmunización. Florencia, mamá de Benjamín de 8 años y Felipe de 5, anhela con la posibilidad de poder vacunar a sus hijos: "Considero muy importante que los vacunen porque eso les da la posibilidad de ir volviendo a una vida más normal, y que puedan ser un poco más libres". La pandemia modificó sus rutinas por completo y los afectó emocionalmente: "Hubo momentos donde estaban irritables, se enojaban por cualquier cosa, porque estaban cansados de estar encerrados", agregó la joven.

Los chicos se han vuelto mucho más introvertidos, se han perdido de poder confrontar con los pares, de poder enfrentarse a las diferencias y tolerar la frustración

La Licenciada en Psicología Valeria Di Giano se refirió al incremento de demandas en contexto de pandemia: "Las consultas explotaron, el psicólogo está trabajando ahora lo que no trabajaba en otras épocas". Describió el impacto de la pandemia en los niños, niñas y adolescentes como "arrasante" y "grosero", y enumeró como principales efectos el aislamiento, la falta de contacto social y de interacción con otros, sobre todo como consecuencia de la no presencialidad educacional: "Los chicos se han vuelto mucho más introvertidos, se han perdido de poder confrontar con los pares, de poder enfrentarse a las diferencias y tolerar la frustración".

La nota completa en la edición impresa