29.07 

Feng Shui: ordenar, limpiar, iluminar, para armonizar

Las vacaciones y los días fríos son propicios para que miremos el escenario que se plantea ante nosotros en el hogar y nos decidamos a mejorarlo. Quizás al leer este Estilo de Vida pongas manos a la obra y actives con esa tarea que venís postergando.

La paz que se siente al ver los espacios de la casa ordenados, limpios, luminosos, no se compara con nada más. El punto está en mantener ese equilibrio y que no nos dure unos pocos días. Quizás las bajas temperaturas que nos invitan a quedarnos adentro sean una buena excusa para generar orden a nuestro alrededor. A esto se dedica el Feng Shui,

un sistema filosófico chino que consiste en la ubicación consciente y armónica del espacio. Su objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas que viven en un determinado lugar.

Esta técnica se centra en equilibrar las energías y los elementos. Por ello es posible que se desee ajustar el color, la ubicación de los muebles y los objetos para crear un entorno que sea positivo y de fácil convivencia.

El Feng Shui se puede utilizar para acumular energía positiva, favorecer la salud, las buenas relaciones familiares, atraer el dinero, la inspiración y el bienestar en casa. También, esta técnica es utilizada para restaurar, aumentar o mantener la energía positiva.

Por ello, el Feng Shui es recomendado en la decoración, para delimitar la ubicación de la vivienda, las formas, colores y texturas que se utilizan, los símbolos personales, el ying-yang y la óptima integración de los cinco elementos-madera, fuego, tierra, metal y agua- en casa.