05.08 

La pérdida de pelo en los tiempos de estrés y como síntoma post Covid-19

Muchas personas pierden el pelo en diferentes momentos del año. Otras ven la caída por cuestiones genéticas, hereditarias pero hay quienes han padecido enfermedades como el coronavirus y están sufriendo esta consecuencia.

Lo normal es que se caigan 100 pelos por día pero cuando ese número se duplica o triplica hay un problema. Las situaciones de estrés llevan a que las personas puedan padecer pérdida de cabello y la pandemia fue un contexto que presionó para ello.

La médica dermatóloga Cristina Pascuto, perteneciente a la Sociedad Argentina de Dermatología, habló de esta problemática y dejó en claro que hay varios factores que iniciden. "Hablar de calvicie es hablar de pérdida total de pelo" y muchas veces hay personas que no llegan a eso sino que se dan caídas por sectores o temporales o bien como consecuencia de enfermedades como el Covid-19. "Hay situaciones de genética, la esfera hormonal", expresó Cristina Pascuto quien también aseguró que se suelen dar alopecías androgénicas en hombres y mujeres. Las mismas hacen que con el correr del tiempo el pelo se miniaturice y desaparezca.

Por otro lado, se puede dar caída de pelo progresiva "donde no se cae todo el pelo, sino que hay disminución en el cuero cabelludo y muchas veces tiene que ver con el post Covid o alguna situación de estrés que surge en el organismo como es el Covid que genera estrés físico por infección por el virus como fiebre que presentan pacientes y estrés psíquico que produce impacto sobre nuestro pelo", informó la dermatóloga. Es que esto suele aparecer después de 3 o 4 mes de haber padecido la infección (aunque en algunas personas es antes), "vemos que cae mucho el pelo y nos asustamos. Estamos viendo diariamente esto. Pacientes que han tenido Covid o que han sufrido angustia por el aislamiento".

Otras cuestiones que inciden en la caída del pelo son las menstruaciones abundantes en mujeres, el post parto, las dietas hipocalóricas, las dietas estrictas, la alimentación de veganos o vegetarianos que no consumen nutrientes necesarios. En menor medida, quizás, también influyen los usos de cascos, gorros pesados de modo constante que llevan a que el roce genere una acción sobre el folículo filoso y que caiga el pelo por ello.

¿Cómo tratarlo?

La dermatóloga Cristina Pascuto recomienda tener una vida y alimentación saludable para no padecer problemáticas evitables de pérdida de pelo. Lo cierto es que las planchitas, los alisados que se hacen en peluquerías y demás, van debilitando las fibras foliculosas.

Pascuto llamó a prestar atención a los tratamientos que se brindan con rayos láser porque muchos de ellos suelen resultar engañosos e invasivos. Lo que sí comentó que se brinda es un tratamiento con luces para generar una activación.

En cuanto al tratamiento, la profesional habló de aminoácidos, vitaminas, tópicos (lociones o shampoo) que complementan y fortifican. Todo ello funcionará mejor con masajes que ayudan a aumentar la circulación y nutren los folículos. Aunque aclaró que el masaje solo no alcanza.

Lo importante es consultar al dermatólogo para que indique un tratamiento de acuerdo al grado de celeridad que presente el paciente.

En este Estilo de Vida brindamos alternativas en cuanto a productos que se pueden adquirir ante la caída de cabello a la alopecía y algunos consejos de cómo activar nuestro cuero cabelludo.

Tecnología, también
Las novedades en el mundo científico llevan a que aparezcan elementos como este casco "Low level Laser Therapy". Podría decirse que es la versión capilar de las máscaras de luz LED para tratar los problemas de la piel.
En realidad no se trata de la misma tecnología porque en este caso es luz láser de baja intensidad -aprobada en el año 2010 por la FDA para tratar la alopecia-, pero es un poco la misma idea de aparato que se utiliza en algunos centros de estética, aunque no hay evidencia de que en nuestra ciudad estén probándose.
Este dispositivo, creado y desarrollado por científicos de la NASA, se coloca en la cabeza durante 15-30 minutos, que es el tiempo necesario para estimular las células de las unidades foliculares, así como la microcirculación sanguínea que las alimenta. Esta activación de la circulación permite una mayor llegada de nutrientes y oxígeno al folículo piloso. ¿Lo que genera? Cuando el cabello está bien nutrido, está más joven, fuerte y sano.