22.08 

Andrés Calamaro cumple 60 años

Un referente absoluto del la música y el rock nacional. Un creador de hits que se dio el lujo de tocar con todos y que varias veces se vio envuelto en alguna polémica. A continuación un repaso por su carrera.

Andrés Calamaro nació un 22 de agosto de 1961, su vida ha sido y es sinónimo de música. Dueño de una extensa carrera solista plagada de grandes éxitos, ha formado parte de dos grupos emblemáticos del rock en español: Los Abuelos de la Nada y Los Rodríguez.

Desde de su juventud Calamaro fue parte de varias agrupaciones, un nómada musical que en poco tiempo fue parte de muchos proyectos. Entre ellos se pueden destacar: el grupo Raíces, aquí Andrés dejaría su primer registro oficial en un disco; fue parte del Dickinson Power Trio y después de esta experiencia llegó a Chorizo Colorado Blues Band, que forma con su amigo Augusto Gringui Herrera, juntos luego formaron la Elmer's Band.

Párrafo aparte merece su participación en lo que fue el gen fundacional de Soda Stereo. Zeta Bosio lo invita a unirse a una banda local llamada The Morgan, en la cual también tocaba Gustavo Cerati. Luego participa en el grupo "Stress" que tambien contaba en su formación con Cerati (guitarra) y Zeta Bosio (bajo) El grupo "Stress" fue la génesis de "Los Estereotipos". Dicho proyecto acabaría evolucionando con la presencia de Charly Alberti, ya sin la presencia de Calamaro, para finalmente convertirse en la mítica Soda Stereo.

Con un poco de ayuda de mis amigos

Gracias a la recomendación de su amigo Alejandro Lerner y de Pipo Lernoud, Calamaro es convocado por Miguel Abuelo para un nuevo proyecto musical: Los Abuelos de la Nada.

Con Los Abuelos Andrés pudo aportar canciones de su propia autoría demostrando una gran habilidad compositiva. "Sin gamulán"."Mil horas" y "Costumbres argentinas" son algunas de las canciones más reconocidas de su paso por la banda, canciones que sin duda son clásicos del Rock Nacional.

Durante este periodo fue parte de la banda de Charly García quien produce su primer disco solista Hotel Calamaro lanzado el 8 de julio de 1984.

El resto de la década lo encuentra tocando con varios artistas de renombre, Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar y Nito Mestre entre otros. Además inicia su trabajo como productor de bandas como Los Fabulosos Cadillacs y Enanitos Verdes.

Antes de finalizar los ochenta conoce a quien sería un socio creativo fundamental en su carrera, Ariel Rot. Con la ayuda de Rot, Andrés grabaría dos de su discos solistas mas celebrados por la critica especializada, Por mirarte (1988) y Nadie sale vivo de aquí (1989). Este último, para muchos el mejor de su carrera, aparece en el puesto 60 de "los 100 mejores álbumes del rock argentino" según la revista Rolling Stone.

A pesar del reconocimiento de la critica especializada, el reconocimiento del publico y por consecuencia el fruto económico de su trabajo no llega. Por eso junto a Ariel Rot deciden trasladarse a España y allí probar suerte.

Los Rodríguez y el estallido del rock iberoamericano

Con Los Rodríguez (junto a Rot, Germán Vilella y Julián Infante), Calamaro vuelve a obtener un éxito masivo tal como el que tuvo junto a Los Abuelos de la Nada, pero esta vez a ambos lados del Atlántico.

"La historia de Los Rodríguez lo tiene todo: fue breve, seis años, potente, y trufada de mucho sexo, drogas y rock and roll" afirmó Kike Turrón uno de los autores del libro Sol y Sombra. Los Rodríguez. Biografía oral. Allí son los propios músicos quienes cuentan su historia.

La banda editó tres álbumes en estudio (Buena suerte, Sin documentos y Palabras más, palabras menos) y dos en directo, Disco pirata y Los Rodríguez en las Ventas 1993. De esta etapa se desprenden canciones de las mas reconocibles en la carrera de Calamaro: Engánchate conmigo, Dulce Condena, Mi Enfermedad, Sin Documentos, Salud, dinero y amor y Para no olvidar entre otras.

Durante un recital en 1994 con Los Rodriguez en La Plata, Calamaro bromeó con el público aludiendo a la posibilidad de fumarse un porro de marihuana. El episodio hizo que se le iniciara una causa por apología al consumo de drogas, caso que se resolvería con su absolución en abril del 2005.

El final de la banda llego de manera abrupta, antes de ingresar a grabar el que sería su ultimo disco de estudio Palabras más, palabras menos, Calamaro puso como condición para seguir en el grupo modificar el reparto del dinero que ganaban por concierto. Si antes se dividía en partes iguales ahora el quería llevarse un mayor porcentaje que el resto.

En el mencionado libro "Sol y Sombra..." el propio Calamaro habló sobre el tema y le pidió disculpas a sus compañeros: "Si lo pienso ahora, no había motivos para romper con el reparto a partes iguales. Soy una persona que se supone generosa, pero es probable que estuviera respondiendo a los malestares emotivos del grupo. Todos cometemos errores. No haría eso mismo ahora. Le pido perdón a mis compañeros"

Alta Suciedad, Honestidad Brutal, el silencio y el regreso de "El Salmón"

En 1997, concluida la exitosa etapa junto a Los Rodríguez, Calamaro se despacha con Alta suciedad un disco que incluye canciones como: Flaca, Media Verónica, Crímenes perfectos y Loco. La letra de esta última generaría cierta polémica a raíz del verso "Voy a salir a caminar solito, sentarme en un parque a fumar un porrito"

Alta suciedad fue un éxito de ventas, superando las 500.000 copias vendidas en todo el mundo (el segundo disco más vendido del rock argentino en aquel momento tras El amor después del amor, de Fito Páez) y lleva al músico a realizar gran cantidad de concierto. Diez años después (2007) Alta suciedad sería ubicado en el décimo puesto en la lista de Los 100 mejores álbumes del rock argentino elegida por la revista Rolling Stone.

Haciendo gala de un veloz ritmo de composición, entre fines de 1998 y mediados de 1999, había compuesto o retocado más de cien canciones, ya listas para ser editadas. Finalmente se editan únicamente treinta y siete, una por cada año de edad del cantante en aquel momento. Es así como nace Honestidad brutal, hasta ese momento el disco más largo de la historia del rock argentino.

En el año 2000 Calamaro se supera y graba El Salmón un álbum histórico para la industria musical, ya que este era compuesto por nada más y nada menos que cinco CD y un total de 103 canciones. La agotadora experiencia de componer y editar disco sumerge a Calamaro en una sequía creativa que durará cuatro años, en los que no editará material alguno, y en los que se llega a especular con una retirada prematura del músico.

Luego de un silencio de seis años, el más prolongado para un artista como Calamaro, tuvo su vuelta triunfal con precisamente El Regreso en 2006. Una serie de show en las que estuvo acompañado por los músicos de Bersuit Vergarabat fue el registro necesario para comprender que había un gran publico que esperaba por el cantante y sus clásicos.

De aquella vuelta y llegando a la actualidad la maquinaria Calamaro nunca se detuvo, entre discos, recitales y comentarios polémicos en cada una de sus apariciones, Andrés siempre ha sido fiel a sus letras, que son una muestra de sus convicciones: siempre siguiendo la misma dirección, la difícil la que usa el salmón. (Ambito Financiero)