02.09 

Secretaria expeditiva y sonriente

Quien conoce a Silvina no puede decir algo negativo de ella. Trabaja en una escribanía céntrica desde hace más de 15 años. Es de esas personas que se sienten felices por su trabajo y lo demuestran constantemente.

En su caso contó que "lo más lindo de mi trabajo es poder interactuar con la gente, poder ser el nexo anterior hasta ser atendidos por los escribanos, darles un pantallazo de todo lo que deben tener en cuenta para comenzar con cualquier trámite que se pueda hacer".

Con mucha convicción aseguró: "me encanta mi trabajo" y remarcó la necesidad de capacitarse para ser mejor, "soy una persona que necesito saber lo que hago y quiero aprender todo lo que más pueda para poder dar confianza y tenerla yo en dar un asesoramiento al que me lo pida sin necesidad de molestar a los escribanos si están ocupados". Por ello agregó que "me he capacitado en el Colegio de Escribanos de La Plata al respecto, y lo hago con el amor con el que hago todo lo que me gusta".

Hay algo que no es bueno de su labor "y es chocarme con personas que están mal y recibir un maltrato innecesario, pero es muy común hoy en día que la gente está con poca capacidad de tolerancia y eso se complica. Es normal en todos los lugares de trabajo", comentó.

Para finalizar, expresó que hay cualidades que se necesitan para trabajar como secretaria "en especial la prolijidad, el orden en el guardado de la documentación, y la celeridad". A Silvina le da mucha satisfacción ser expeditiva, "si yo puedo dentro del tiempo que tengo hacer las cosas rápidas lo hago para poder calmar a muchas personas que están mal porque sé que los tramites son engorrosos y todo se les traba. Hay todo tipo de situaciones, están los intolerantes y los que verdaderamente lo necesitan y yo trato de solucionar y no meter palos en la rueda", concluyó.