02.09 

La secretaria del Doctor del pueblo

Beatriz Quinteroz (50) es nativa de Sierras Bayas. Eso hace que la conozcan todos y por eso, a veces se confunde su labor profesional y se ha encontrado en una despensa dando soluciones por una receta.

"Este trato con la gente hace que uno pierda la vida privada. La gente no sabe separar las cosas y se llegan a mi domicilio o estoy en un negocio o la calle y siempre está la pregunta sobre el trabajo. Si puedo cambiar algo de una receta, si le puedo pedir algo al doctor. Yo trabajo 3 horas en el consultorio y estoy dispuesta a lo que fuese pero cuando uno está en algo de su vida privada no es lindo" pero, es una característica muy común de los pueblos.

Ser secretaria de un médico desde hace más de 15 años la llevó a comprender cómo debe ser el trabajo. "Soy la cara visible del lugar. Cuando llega gente que hace tiempo que no veo hay risas, se genera un encuentro grato", expresó y entiende que lo suyo debe ser más que completar una documentación, "porque más allá de que puedan llegar con un problema uno trata de sacarles una sonrisa o con una broma o anécdota que haya sucedido y eso hace que se cree un clima de no tanta preocupación. Es muy lindo poder sacar una sonrisa. Eso me hace sentir bien", manifestó.

Al mismo tiempo trabaja tranquila porque el médico al que asiste en un consultorio privado "es muy tranquilo y supo resolver situaciones con paciencia. No es para nada ansioso". Otra cosa es la ansiedad de los pacientes, "por lo general van a hacer recetas y ahí sí hay mucha ansiedad porque quieren todo ya. Lo que trato de hacer es crear un clima donde mientras ellos esperan y no se den cuenta mientras yo realizo mi trabajo. Recetas, ordenes, los turnos".

El hecho de ser empática es algo que también considera muy necesario. "Yo creo que uno debe adaptarse a cada persona que llega porque cuando viene con un problema uno no puede crearle otro. Cada situación hay que resolverla con los mejores pasos posibles para facilitar las cosas" y Beatriz entiende que "si es un niño o un anciano por lo general requieren un cariño especial".