07.09 | Información General Análisis jurídico de las derivaciones del bochorno de San Pablo

"Me parece dudoso que la FIFA vaya a exculpar una intromisión estatal"

El doctor Martín Auletta, abogado especialista en derecho deportivo y docente universitario, desmenuzó las implicancias que podría tener la suspensión de Brasil - Argentina por la interferencia de la agencia federal sanitaria del vecino país para retirar a cuatro futbolistas albicelestes del estadio a los 5' de juego.

Daniel Lovano - [email protected]

El continente que hace un siglo y pico viene regando al planeta con cracks maravillosos, que desde su fútbol alumbró a los cuatro más grandes de siempre (Di Stefano, Pelé, Maradona y Messi, por orden de aparición, más Cruyff quizás), que levantó Copas del Mundo en todas las categorías, que ganó medallas olímpicas de todos los colores, no ha logrado poner a la altura de tanta gloria ni a su organización ni a su dirigencia.

Habría páginas y páginas para llenar de bochornos que se hicieron en nombre de la pasión, de la política o de lo que sea.

El último, y tal vez el más resonante, fue el domingo en el barrio Itaquerao de San Pablo, apenas comenzado el clásico de selecciones más importante del fútbol mundial. Porque podrá haber coyunturalmente selecciones en mejor nivel que la argentina o la brasileña; derby como éste, ninguno.

Mientras la atmósfera nauseabunda no se ha despejado, el interrogante es lo que puede suceder con el partido y todo lo que derivó de él. Algunas respuestas están, otras quedan muy lejos aún.

Martín Auletta es abogado especialista en derecho deportivo y docente. Es profesor adjunto en la Universidad Abierta Interamericana (UAI), miembro de la Comisión Directiva de la Asociación Latinoamericana del Derecho del Deporte, miembro de la Asociación Internacional de Abogados del Fútbol (AIAF) y corresponsal de IUSPORT en el país.

"Existe una permanente tensión entre las regulaciones jurídicas del deporte, de FIFA, Conmebol, de las mismas asociaciones nacionales, con la legislación de un Estado. Muchas veces se dieron situaciones en las que en el deporte, porque esto excede al fútbol, no se aplica una determinada normativa que es para el resto de la sociedad. Más, FIFA tiene en su propio estatuto el rechazo a cualquier injerencia externa o política en sus decisiones" puntualizó.

El doctor Auletta hizo historia y mencionó que el deporte siempre ha tenido la tendencia a autoregularse, y que no exista ninguna autoridad estatal que pase por encima de las reglamentaciones de las federaciones internacionales.

Entonces brotó el escándalo del domingo en Brasil: "A nosotros este tipo de cosas no nos sorprenden, porque son muy comunes; a veces se resuelven para un lado y a veces se resuelven para el otro".

Citó como ejemplo el deplorable 38 a 38 en aquella Asamblea de la AFA y sus conflictos subsiguientes.

"Lo normal hubiese sido la intervención de la Inspección General de Justicia como autoridad estatal en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, como para cualquier crisis institucional de una asociación civil, y terminó con una pseudo intervención de la FIFA" recordó.

Auletta reconoció que algunas cuestiones se pueden analizar u opinar y otras no, porque hay datos que no pasan de una circulación mediática o de versiones.

"Evidentemente hay una cuestión que tiene que ver con normas sanitarias que las autoridades estatales brasileñas dicen que se habrían violado. Nadie explica por qué la intervención fue a los 5' de iniciado el partido y eso abre todo un abanico de especulaciones" cuestionó.

¿Evitar un perjuicio deportivo a la diezmada selección brasileña? ¿Abortar la posibilidad de que el partido se juegue en otro país? ¿Anticiparse a daños colaterales si antes del encuentro no se hubiese permitido la presencia de los jugadores argentinos que se desempeñan en Inglaterra?, citó entre las conjeturas más escuchadas por estas horas.

"En esta cuestión es clave el informe que elevó el árbitro acerca del motivo de la suspensión, y cómo lo va a interpretar la Comisión Disciplinaria de la FIFA, ya que las eliminatorias son consideradas una etapa preliminar de la Copa del Mundo. Quien juzga las violaciones a cualquier reglamento en las eliminatorias es la FIFA, no la Conmebol" advirtió.

La nota completa en la edición impresa