21.10 | Información General Día del Seguro

En el camino de su padre Angel, como hace 40 años

Gustavo Girgenti, al frente de una de las empresas de seguros más tradicionales: Girgenti Seguros. Se refirió a la pandemia y al trabajo que realizan.

"Mi papá Angel hace ya más de cuarenta años que comenzó con la compañía de seguros, creo que alrededor de 44. Yo comencé a trabajar en el año 2000 a ayudarlo en la oficina, así que hace ya más de veinte. Aunque al trabajo lo conozco desde chico, cuando venía a la oficina a acompañar a mi papá. Siempre estuve" dice Gustavo Girgenti, hoy al frente de una de las compañías de seguros más tradicionales y emblemáticas de Olavarría, en el que su padre Angel (hoy con 73 años) fue el líder y el que comenzó a abrir el camino en el trabajo de los seguros.

"Con el tema de la pandemia viene menor cantidad de veces a la oficina, pero igualmente está muy activo porque la parte contable la sigue haciendo desde la casa. Llevó la computadora y es un fenómeno porque maneja Internet sin problemas, maneja WhatsApp, conoce los programas, es decir que no se quedó y se aggiornó para continuar trabajando, mientras que en la oficina ahora estoy a cargo yo" siguió diciendo Gustavo, al frente de Girgenti Seguros en la calle Álvaro Barros entre 9 de Julio y 25 de Mayo.

"Nosotros trabajamos con tres compañías reconocidas como son Sancor, Federación Patronal y Cooperación Seguros, de las de afuera de Olavarría, y también con Nativa en nuestra ciudad, ya que siempre mi papá trabajó con Nativa y nosotros continuamos de esa manera", agregó.

"En cuanto a los seguros que hacemos, la gran mayoría son de automotores. Después trabajamos muchísimo con los combinados familiares que son los seguros para las viviendas, así como los accidentes personales y los seguros de caución, por lo que generalmente estamos enfocándonos en esos seguros. En lo que es caución ha crecido mucho y trabajamos con empresas del Parque Industrial, por ejemplo, ya que a veces se los exigen cuando hay obras grandes. Son seguros temporarios, que tienen una duración de acuerdo con lo que dura la obra, por ejemplo, o a veces hacen una caución de contraoferta, ya que se los piden para la entrega de distintos trabajos. Se exige para agarrar un trabajo y entonces trabajamos con varias empresas en ese aspecto" siguió diciendo Gustavo.

"También hacemos los combinados familiares, que cubren inclusive todo lo que es incendio o robos en la vivienda. Con el tema de la pandemia se debilitó bastante el combinado familiar porque la gente tuvo que quedarse en su casa y entonces dieron de baja. No sólo eso, sino que también hasta dieron de baja al seguro del auto porque estaban encerrados, porque los costos para vivir fue complicado para absolutamente todos. Pero se rearmó la situación y recuperamos a todos esos clientes, ya que el combinado familiar es más que importante, porque más allá del robo están las roturas: un televisor vale 40 mil pesos el más chiquito y hay televisores más grandes que andan en 70 u 80 mil pesos, y si se rompe es imposible volver a comprarlos, así que en ese aspecto los combinados familiares se agilizaron nuevamente" continuó diciendo Girgenti junior.

En cuanto al seguro de los vehículos, Gustavo mencionó que "el todo riesgo lo piden casi todos. Aunque se fue para arriba el costo, pero en realidad todo aumenta en el país. Es que aumentaron los precios de los vehículos y entonces también aumentó la cuota del seguro, es lógico también. Aumentó un 60 por ciento anual de los automotores y un 120% anual de los repuestos, y un auto medio, con una franquicia de 35/45 mil pesos, la cuota del seguro anda en 4.500/5.000 pesos. Las franquicias quedaron todas altas. Hay franquicias bajas, pero la gente no opta por esas porque encarece la cuota del seguro del vehículo".

"Además, ir a pintar un paragolpe cuesta alrededor de 30 mil pesos, sin repuestos por lo que con un paño de pintura y repuestos la cifra es alta, supera la franquicia. Un choquecito sale alrededor de 60 mil pesos, porque la mano de obra se encareció, pero así es en todo aspecto" agregó, para resaltar que "el caballito de batalla es todo lo relacionado con el seguro de vehículos, más el combinado familiar, obviamente. También hacemos ART, es decir los seguros de vida obligatorio que exige la ley en determinadas empresas. La ART sigue funcionando de igual manera, más aceitado que antes inclusive".

"El tema pandémico fue complicado al principio, pero para todos. Ahora todo se ha agilizado, aunque hay una franja grande de gente que queda al margen, que es la gente mayor. No le gusta la tecnología, porque a todos les agrada venir a la oficina a hacer el trámite o a pagar. Nosotros tenemos muchos clientes del campo, por ejemplo, y se vienen hasta acá para hacer el trámite. Es una cuestión de costumbre" terminó diciendo Gustavo Girgenti.